Ante una nueva amenaza por gripe aviar, que podría no solo afectar la salud humana, si no la economía alrededor de la producción de huevos y de carne de pollo, urge un plan de prevención para que Colombia no se ve afectada; toda vez que el bote de esta influenza que ataca a pollos, pavos y aves silvestres, incluidos patos y gansos.

El nuevo brote de gripe aviar, está afectando a 22 estados de los Estados Unidos y ha contagiado a aproximadamente a 37 millones de aves de corral, que han tenido que ser sacrificadas para prevenir una propagación del virus. La situación ha provocado la disminución de la producción de pollo y huevo.

«En Estados Unidos, las pérdidas superan los 3.000 millones de dólares. La situación podría ser peor que en 2014, cuando se sacrificaron más de 50 millones de aves. Esta gripe se viene desplazando ya a México donde llevan más de 70.000 aves sacrificadas y existe un riesgo de contaminación en Guatemala», señaló Rodolfo correa, Presidente del Consa.

«Por eso, es inminente la llegada a Suramérica y a Colombia como puerta de entrada al continente. Para evitar un panorama similar, urge que, en Colombia, el ICA, diseñe un Plan que prevenga un golpe a la canasta familiar, la salud y la producción de productos avícolas», resaltó.

Este virus, que se propaga a través de las secreciones nasales, la saliva y los excrementos fecales, según Centros para el Control y Prevención de Enfermedades no presenta riesgos para la salud humana.

Sin embargo, la FAO sostiene que sí podría haber efectos adversos por causa del consumo de productos avícolas que estén contaminados y hayan escapado al control sanitario, por eso es mejor prevenir y reaccionar ya para después no lamentarse.

En Colombia, el Laboratorio Nacional de Diagnóstico Veterinario del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), es líder regional en la investigación de la gripe aviar, a través de la detección temprana del virus.

Desde 2010 Colombia se autodeclaró como país libre de influenza aviar mediante una resolución basada en la descripción de los antecedentes de la industria avícola y los resultados del programa de prevención que permiten sustentar la declaración.