El grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía en Caldas, en conjunto con su grupo de protección al turismo e infancia y adolescencia, dio inicio a una jornada de visitas de supervisión e inspección a los establecimientos de «Lavaderos de vehículos».

Estas acciones son encaminadas a contrarrestar la generación de vertimientos que causan contaminación a los cuerpos de agua, logrando el cierre temporal por actividad económica de un establecimiento en el municipio de Chinchiná, mediante orden de comparendo artículo 92, num 16, incidente 1853, estas actividades se desarrollaron en coordinación con las Alcaldías municipales y personal del modelo nacional de vigilancia comunitaria por cuadrantes.

Es importante mencionar que la Policía de Infancia y Adolescencia constato que no existieran vulneraciones de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en temas como trabajo infantil.

El mal uso de los residuos de arenas, aceites y grasas que surge de esta actividad, son vertidos a los afluentes de agua aledaños o humedales circundantes de los municipios, no poseer las licencias para el uso del suelo y el subsuelo, no contar con las licencias ambientales para desarrollar la actividad, no poseer los registros mercantiles, de bomberos y demás; son las faltas más recurrentes denunciadas por la comunidad a las autoridades ambientales.

Invitamos a toda la comunidad a tomar conciencia del cuidado y protección de los recursos naturales e informar cualquier comportamiento o conducta que afecte el medio ambiente.