Un grupo de actores del conflicto armado colombiano, entre ellos, soldados que fueron víctimas de minas antipersona, llevaron a cabo un plantón a las afueras de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), solicitándole al tribunal  que se establezca lo pactado en el Acuerdo de Paz firmado en 2016.

Los manifestantes, en su mayoría soldados mutilados por las explosiones de minas, estuvieron encabezados por el representante a la Cámara de Bogotá, José Luis Jaime Uscátegui, los cuales, exigieron justicia y reivindicación en los acuerdos firmados por el expresidente Juan Manuel Santos y las Farc.

Según, Jaime Uscátegui, «Colombia ha sido uno de los países del mundo con mayor cantidad de víctimas por minas antipersona, donde 7.286 son miembros de la Fuerza Pública (60%) y 4.884 (40%) son civiles».

Por otra parte, las disidencias de las Farc continúan con estas prácticas ilegales que atentan contra el bienestar de los ciudadanos.

Aproximadamente 218 personas resultaron heridas por minas terrestres, 150 víctimas de este flagelo son civiles, esto se expuso en la conmemoración en el Día Internacional de la Concienciación sobre las Minas.

Según el presidente de la República, Iván Duque, la lucha contra las minas antipersona está libre en un 75 % en todo el territorio nacional.

Asimismo, el alto Comisionado para la Paz, Juan Camilo Restrepo Gómez, recalcó que este es el Gobierno que más ha hecho en contra de las minas antipersonal.

Actualmente, se registran 22 civiles atacados con estos artefactos y dos uniformados de la fuerza pública. Según el director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Alberto Rodríguez Andrade, más de 107 municipios están en proceso de desminado y se han desarrollado más de 31.000 actividades de prevención.